¡Bienvenidos a mi casa!

Tal vez ésta es la casa en que viví

cuando yo no existí ni había tierra,

cuando todo era luna o piedra o sombra,

cuando la luz inmóvil no nacía.

Tal vez entonces esta piedra era

mi casa, mis ventanas o mis ojos.

Me recuerda esta rosa de granito

algo que me habitaba o que habité,

cueva o cabeza cósmica de sueños,

copa o castillo o nave o nacimiento.

Toco el tenaz esfuerzo de la roca,

su baluarte golpeado en la salmuera,

y sé que aquí quedaron grietas mías,

arrugadas sustancias que subieron

desde profundidades hasta mi alma,

y piedra fui, piedra seré, por eso

toco esta piedra y para mí no ha muerto:

es lo que fui, lo que seré reposo

de tu combate tan largo como el tiempo.

Pablo Neruda.

martes, 9 de febrero de 2010

Pinkeep de Febrero.

El Domingo hice el bordado de la casita de Febrero ahora estoy pendiente del ensamblado. No me había acordado que no me quedaba pegamento, y llevo unos días muy complicados, así que ha tenido que esperar. Ya lo tengo preparado con el encajito hilvanado, y he elegido la tela de la parte de detrás y la cinta que le pondré alrededor. Al principio pensaba hacer un punto especial pero al final le hice las flores con un punto de nudo francés de seis hebras, porque era muy pequeño para hacer otro de los puntos.
Espero montarlo el próximo fin de semana.



Muchos besitos. Bettina.

3 comentarios:

Carpacar dijo...

Qué buena pinta tiene eso Bettina, seguro que quedará precioso.
Un beso.

Marilia dijo...

Una monada, en cuantito lo tengas montado nos lo enseñas ¿eh?
Bsitos
Marilia

rocío dijo...

Bea precioso, tienes que enseñarme a hacer los puntos de nudo que no me salen ¡y a ti te quedan genial!